Potaje de garbanzos y espinacas

  • 1 hoja de laurel.
  • 500 gr de garbanzos castellanos(Poner a remojo la noche anterior).
  • 2 dientes de ajo.
  • 2 cebollas grandes.
  • 1 cucharada de pimentón de la Vera.
  • Sal y pimienta (al gusto).
  • 4 cucharadas de aceite de Oliva.
  • 2 tomates grandes.
  • 2 chorizos.
  • 1 morcilla.
  • 100 g de panceta curada.
  • Agua.
  • 350 g espinacas limpias (o congeladas).

 

PREPARACIÓN:

Picamos la cebolla y el ajo en trozos muy pequeños para que se vayan deshaciendo en la cocción. Al final casi no notaremos textura de ninguno de los ingredientes pero sí su sabor. Como el ajo a muchas personas no les gusta encontrarlo en el plato podéis echarlo entero y retirarlo a mitad de la cocción. Pelamos y troceamos los tomates en dos partes.

En una cazuela echamos un chorrito de aceite, las cebollas y los dientes de ajo. Sofreímos todo durante 10 minutos para que se mezclen bien los sabores. Añadimos el tomate y la hoja de laurel. Sofreímos tambien durante 2-3 minutos. Añadimos una cucharada generosa de pimentón de la Vera. Removemos con una cuchara de madera rápidamente y echamos los garbanzos ya escurridos. Removemos otra vez para que se junte todo bien (3 minutillos).

Cubrimos con agua fría (importante para que comienze a hervir lentamente) hasta que quede la cazuela casi llena, recordad que tenemos que añadir más ingredientes. Cuando empiece a hervir bajamos el fuego para que vaya más lento y no rompa las legumbres. Cuando lleve 1/2 hora cociendo le añadimos sal y pimienta al gusto.

Añadimos 2 chorizos, una morcilla y trocín de panceta. Dejamos que se cocinen lentamente a temperatura media durante los siguientes 20 minutos removiendo de vez en cuando con una cuchara de madera. A continuación retiramos los chorizos, la morcilla y panceta para que el potaje no tenga tanta grasa.

En otra cazuela blanqueamos las espinacas para quitarles un poco el amargor (a mí me encanta ese puntito de picante, pero reconozco que es fuerte). Para blanquear ponemos agua hirviendo con sal y metemos y sacamos la verdura. Os aconsejo el uso de espinacas congeladas para evitar restos de tierra. En una tabla troceamos con un cuchillo grande las espinacas blanqueadas y las añadimos en los últimos 10-15 minutos de cocción del potaje. Debe ser a fuego lento probando de vez en cuando por si no necesitasen más cocción.

Para emplatar lo mejor es un plato hondo con el potaje y el chorizo, morcilla y panceta encima en rodajas y trocitos, así de fácil.